Primer Viaje en Familia a Oporto

Después de darle mil vueltas a cuándo y cómo realizar nuestro primer viaje en familia con un bebé, optamos por hacer un “Road trip” en coche más o menos por esta época (diciembre-enero) hace un año. El destino fue Oporto, saliendo de Valencia. Un viaje largo de más de 9 horas en coche si se va directo. Cosa que descartamos inmediatamente, ya que, viajando con un bebe de menos de 6 meses, teníamos que hacer paradas obligatorias. No sólo por las comidas programadas del bebe y sus necesidades sino también por las nuestras. Por ello, decidimos hacer los 2000 Km de una punta a otra de forma paulatina. De este modo, durante el viaje hicimos noche en 5 ciudades distintas. Y, aunque parezcan muchas ciudades, fue lo mejor que pudimos hacer. Fuimos mucho más descansados todo el viaje, al bebé tampoco se le hizo pesado el coche y el viaje en sí, se hizo mucho más corto y ameno.

¿Por qué en coche?

Valoré todas las opciones posibles, pero finalmente tuvimos que decidirnos entre avión y coche. A pesar de que yo soy fan de los viajes en avión, no os voy a mentir. Me daba pánico subirme con un bebe a penas de 6 meses al avión. Seguramente, no pasa nada. Siempre he visto a mujeres subir con bebés a los aviones. Pero, a mí me daba mucho reparo por sus oídos, por la presión del aire y porque tampoco sabía cómo iba a reaccionar. En coche sabía perfectamente que iba a gusto y que hasta el momento no había habido problema de mareos o mal estar. Además, el tema del equipaje, maletas y media casa que nos teníamos que llevarnos por necesidad del bebé, era mucho más fácil en coche.

Recorrido de Viaje

Valencia – Plasencia:

Como somos madrugadores, salimos sobre las 8:00h desde Valencia. Recuerdo que en esa época hubo una fuerte nevada por las carreteras dirección Ávila y Salamanca por lo que cambiamos de ruta de ida y vuelta. Hicimos una parada a las 3 horas, cerca de Madrid y luego directos al destino a verlo.Plasencia es una ciudad muy acogedora de Extremadura. Es reconocida por su patrimonio religioso y se come muy bien. El centro prácticamente es todo peatonal, sí que es cierto que la plaza y las tascas no son del todo aptas para carros de bebés. La plaza es irregular y con adoquines y la mayoría de los bares/restaurantes, son grandes pero estrechos con escaleras dentro. Por todo lo demás, es una ciudad que merece ser visitada y se puede ir con bebés/niños. Además, su gente es muy abierta, simpática y agradable. Hicimos noche en el Hotel Palacio Carvajal-Girón. Literalmente es como estar en un palacio.


Plasencia – Costa Nova:

Costa Nova es un pueblo costero de Portugal. Es precioso. Tiene playas y un puerto pesquero. Unas casitas de colores muy conocidas mundialmente y unos atardeceres en la playa indescriptibles. A esto le sumas tranquilidad y buen ambiente y es un sitio de 10. Es llano con paseos largos y se puede ir perfectamente con carro de bebe. Los restaurantes del paseo son amplios y suelen tener trona para el niño. Estuvimos un día y nos dio tiempo a todo. La noche la hicimos en el Hotel Costa Nova.


Costa Nova – Oporto:

En Oporto estuvimos 3 días para aprovechar bien y ver toda la ciudad. Es una ciudad antigua con zonas modernas y muy colorida. Personalmente, entre Oporto y Lisboa, me gustó mucho más Oporto. A nivel de servicios, está bien comunicada y en principio puedes ir paseando por toda la ciudad. Con carro de bebe se complica bastante porque hay mucha subida y bajada. Pero aparte de eso, si vas con ganas de ejercitar músculos, no hay mucho problema. Bueno, eso y los adoquines. Además, hay muchas cosas que ver. Aquí definitivamente os aconsejo daros la vuelta en los tranvías antiguos que hay en la ciudad, prácticamente te dan la vuelta a toda ella y ves todo. Con niños, la visita obligatoria es a la librería Lello, está llena de libros y es una de las librerías más bonitas que he visto nunca. Y, por último, destacaría los centros comerciales del centro de Oporto. Con bebés es una maravilla por las salas de lactancia que tienen. Son enormes, con cambiadores, sillones, microondas, calienta biberones/potitos y tienen un hilo musical muy agradable para los oídos. Nos alojamos en el hotel Eurostars Das Artes Oporto. Un servicio y trato excelente con el bebé.


Oporto – Aveiro:

Aveiro es la Venecia portuguesa. Una ciudad pequeña con canales varios y casitas de colores. Es muy accesible y cómoda para ir con bebés. Nos dimos un paseo en góndola y fue maravilloso ver toda la ciudad. Subir con el bebé no fue problema. Lo único que debes de dejar el carro en la parada de subida y bajada. Nosotros le dedicamos unas horas por la mañana. Podíamos haber hecho noche, pero decidimos adelantar hacia Salamanca.

Aveiro – Salamanca:

Salamanca es preciosa. Una ciudad limpia y señorial con un patrimonio digno de ver. Es pequeña y se ve enseguida. Peatonal y con todos los servicios necesarios para ir con bebés. Hacía mucho que quería ir y la verdad que la espera mereció la pena. Me encanto. Super recomendable. Hicimos noche en Hospes Palacio de San Esteban y la verdad que no nos falto detalle.


Salamanca – Madrid:

Esta parada fue obligatoria por no hacer el viaje tan largo directo a Valencia. No fuimos al centro, si no hubiera sido locura máxima para el poco tiempo que íbamos a estar. Lo que hicimos fue quedarnos en Las Rozas en el Hotel Monte Rozas que nos venía de paso y aprovechamos para ir a los outlets y cargar en época de rebajas todo lo que necesitábamos. La verdad que fue una buena idea terminar así el viaje.

Rutina del Bebé

Durante el viaje, no cambiamos la rutina del bebé. Seguimos con las mismas pautas y horarios, lo cual no repercuto en él y no hubo cambios ni trastornos de alimentación o de sueño. Él durmió en cuna de bebé en todos los hoteles y tenía su trona. Además, fue la etapa que comenzó con los cereales y yogures. Toda una aventura.

#viajar #viajarconbebes #maternidad #oporto

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: