Serendipity

¿Creéis en Serendipity?

Sí ese cúmulo de casualidades, de encontrarse constantemente cosas por azar y no tener relación entre sí. Sin embargo, aunque no lo parezca, son la solución para otras cosas. Yo sí creo, creo que las cosas pasan porque tienen que pasar y que si algo terminó, es porque algo nuevo y mejor está por llegar.

 

Las casualidades rigen nuestro mundo.

Nos ponemos muy dignos hablando de lo que queremos hacer mañana, de nuestros proyectos futuros, de nuestra hoja de ruta, de nuestro plan de vida. Y sí, podemos hacer un boceto, trazar líneas, marcar un camino. Pero las casualidades y el azar van a marcar la diferencia, lo queramos o no. Es incontrolable. Lo sabes porque a ti también te ha pasado.

Seguramente estés leyendo esto por casualidad, quizá yo misma escribo, por casualidad. Quizá ese día no ibas a ir a ver ese piso. Pero fuiste y encontraste la casa de tus sueños. Y una gran parte de tu existencia ha transcurrido entre esas paredes, por casualidad. Quizá aquella noche no pensabas salir, pero tu amiga te convenció porque necesitaba a alguien que le escuchase tras su ruptura. Y esa noche le conociste a él, casualmente. A él, o cualquier otra persona que se cruza en nuestro camino y nos deja un vínculo que nos une a ella para siempre.

Y todo por las casualidades. Cambios, benditos cambios que vivimos constantemente por estar en el lugar y en el momento adecuado. Por segundos, por centímetros, por decisiones improbables y situaciones de azar que a veces superan la ficción.

 

Por Serendipity.

Por el contrario, quizá puedas culpar a una inoportuna casualidad de tu situación sentimental actual. Quizá una casualidad te llevo a un trabajo que ahora detestas, quizá puedas maldecir que tu vida se rija por casualidades y te hayan llevado hasta esta situación.

Pero todos gozamos la casualidad más importante de todas. Estamos vivos, por muchos reveses que te haya dado la vida, ahí seguimos. Así que, nada de rendirse, da gracias y abraza las casualidades de tu vida. Todo llega si lo deseas y, sobre todo, lo mereces. Créeme, ante nosotros pasan cientos de oportunidades para alimentar nuestra esperanza. Quizá no sea lo que queremos, pero sí lo que necesitamos en ese momento para no desistir.

Recuerda que sea lo que sea, todo pasa por algo. Eso es Serendipity.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: