Quiero un hijo trilingüe

Por suerte, crecí en un entorno donde se hablaban varios idiomas, alemán, chino pero sobretodo castellano e inglés. Por ello y por la importancia que tienen hoy en día los idiomas tanto a nivel personal como profesional tenía claro que quería que mi hijo tuviera la misma experiencia y creciese en un entorno plurilingüe. Y así es, a día de hoy y pese a su corta edad, solo 16 meses, está desarrollando tres idiomas: castellano, inglés y valenciano.

Desde el principio, utilizamos el método OPOL, cuyas siglas en ingles significan “one person one language”: Mamá le habla en inglés, papá en valenciano y con la abuela y guardería en castellano. Fue algo que hicimos por inercia ya que a la abuela no le pidas hablar en otro idioma, además la lengua materna del papá es el valenciano y el nivel de inglés de la mamá es como de lengua materna.

Hasta el momento nos está funcionando y el peque lo entiende todo perfectamente. También hay que decir que se ha de ser muy constantes porque a veces sin querer dependiendo del entorno o con quien estés alguna que otra palabra se escapa en el idioma que no corresponde, pero intentamos ser conscientes de ello cada vez que le hablamos.

Teniendo en cuenta todo esto y creyendo que estamos haciendo lo correcto, no es menos cierto que a veces me preocupa o tengo miedo de:

  • El Niño este confundido al tener que asimilar tres idiomas. Cosa que nos han dicho que no y nos han reiterado varías veces que son como esponjas absorbiendo información.
  • Retrasar el habla del peque. En este sentido nos han indicado que no nos alarmemos. Cada niño lleva su ritmo y que es posible que influya pero que la mejor edad para asimilar los idiomas es de 0-3 años.
  • Que mezcle los tres idiomas a la vez, confundiendo palabras. También es completamente normal e inofensivo en la fase de aprendizaje hasta que distinguen uno idioma de otro.
  • Que finalmente no aprenda los tres idiomas. Aquí si que nos han dicho que es importantísimo ser perseverantes con el modelo de enseñanza diaria y ayudarle a aprender el idioma de forma eficaz, con conversaciones diarias, música y baile. En definitiva, una enseñanza formal como si fuera un único idioma.

Como ya os he dicho, nos está funcionando y vemos que el peque avanza. Todavía es pronto pero en cuestión de poco tiempo podré contaros más.

¿Os gustaría saber como evoluciona? ¿Y vosotros, os gustaría que vuestros hijos hablaran más de un idioma? ¿Algún idioma en concreto? ¿Algún consejo?

Estoy deseando saber más.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: