Operación Pañal – 10 Recomendaciones

Había escuchado y leído mucho sobre la operación pañal de muchos padres y madres para con sus bebés. He de confesar que no tenía prisa por quitarle el pañal al pequeñín. Al ser de agosto, en la guardería, nos recomendaban que nos esperáramos a semana santa para quitárselo, una vez tuviese los 2 años cumplidos, así estaría preparado y también acompañaría la llegada del buen tiempo.

La verdad, que el pequeñín siempre ha ido bastante adelantado en algunas cosas, y todo indicaba que él ya estaba preparado para quitarse el pañal.  La rutina del baño se la conocía bien porque siempre ha sido una “lapita” conmigo.  Siempre me ha acompañado en mi rutina de higiene y yo siempre le he explicado cada paso para que él también lo fuese interiorizando. Previamente, el pequeñín ya comenzaba a decir “quita” mientras se señalaba el pañal que sobresalía del pantalón.

Cuando esto ya fue algo habitual durante varias semanas e incluso mientras que estaba en su camita se quitaba el pañal a mitad de noche, decidimos hablar con las profes de la guardería. Era ocurrió a principios de Julio y el nene tenía 22 meses. Para nosotros, también era buena época porque al ser verano, también estábamos bastante en la playa o en la montaña. Lo cual el entorno era mucho más favorable.  Al principio, las profes nos recomendaron que nos esperásemos a que fuera más mayor, igual no para semana santa, pero para diciembre. Pero, al explicarle la situación, llegamos al acuerdo de empezar ese mismo fin de semana.

Proceso Operación Pañal.

  • -Primer fin de semana: Fue bastante desastroso, aunque sí que conseguimos que una o dos veces hiciera pipí y caca en orinal.  El resto se lo hizo todo encima. El pañal de la siesta y el de la noche se los quitábamos mojados.
  • – 2º Semana hasta Primer mes: El pequeñín ya empezó a ser consciente de que no le gustaba la sensación de hacerse pipi/caca encima y ya comenzaba a respondernos “sí o no” al preguntarle si tenía ganas. Los pañales de la siesta y noche seguían estando mojados al quitárselos.
  • – 2º Mes: Regularidad en hacer pipí/caca en el orinal.  Algún que otro escape. Algún que otro pañal de siesta y noche seco.
  • – 3ª Mes: Hace pipi/caca en el orinal. Un solo escape. Pañal siesta seco siempre y noche más de uno.
  • – 4º Mes: Comienza hacer pipí de pie en W.C. normal. Intentamos que también haga caca allí pero prefiere el orinal. Empieza a pedir el pipi y caca con naturalidad y frecuencia. Al ver que los pañales de las siestas ya se mantenían secos y él estaba preparado, se lo quitamos.
  • – 5º Mes (Actualmente): Podríamos decir que estamos llegando al fin de la operación pañal. Al decirlo, me da un poquito de pena, pero feliz que haya evolucionado tan bien en tan poco tiempo. A día de hoy, él es capaz de hacerlo todo en cualquier W.C. y sin necesidad de adaptadores. Si estamos en casa, sigue prefiriendo el orinal para caca, pero de momento le dejamos elegir. Poco a poco se lo iremos quitando, no tenemos prisa. No tiene escapes, tampoco durante la siesta. Él es quien siempre pide caca y pipi cuando tiene ganas. En ocasiones, se lo recordamos y nos responde fácilmente. El pañal de la noche siempre está seco. Y en breve, viendo su rutina e invitándole a que haga pipí antes de dormirse, se lo quitaremos.  Dudo que haya inconvenientes con ello, pero bueno, ya os iré contando.

Seguramente, cada uno tenga su manera de realizar el proceso, pero a mi desde luego me ha funcionado muy bien, a pesar de que la operación pañal en si misma tiene muchas dificultades. 

A continuación, os dejo mis 10 recomendaciones. 

  1. Conscientes y preparados: Los padres debemos estar preparados para iniciar la operación pañal ya que nuestro rol de “facilitadores” es muy importante.  Debemos ser conscientes de que es un cambio tanto para nosotros y para nuestro hijo.  Al igual que nosotros, nuestro hijo también debe estar preparado para iniciar este cambio.  Lo recomendable es que ellos mismos sean quien manifiesten su deseo de querer dejar el pañal y nosotros les escuchamos o percibamos sus señales de estar preparados para ello. 
  2. Organiza el baño/espacio y su ropa: Es importante que el niño tenga autonomía y fácil acceso a todo lo que puede necesitar o querer para hacer pis y caca. Es muy común que las primeras veces no lleguen al baño. Por ello, es importante tener empapadores, toallas y suficiente ropa interior para cambiarles con frecuencia.
  3. Paciencia: Si es infinita mejor.  Es un proceso de aprendizaje y no todos, incluido nuestros hijos reaccionan de la misma manera o tienen el mismo ritmo a adaptarse a cosas nuevas.  Por tanto, hay que tener en cuenta que no será fácil, que será más bien lento que rápido y que es un cambio tanto para ellos como para nosotros.  No debemos frustrarnos, enfadarnos o perder la paciencia.
  4. Hazlo divertido: Nosotros lo enfocamos como un juego porque creemos que jugando es la mejor manera de aprender.  Aprovechábamos nuestra rutina para cantar, bailar y hacerle partícipe de todo ello. Cuando escucha “Pipí en el baño, ¡hey!, pipi en el baño ¡hey!” se le dibuja una sonrisa grande, grande.  Lo de hacer carreras hacia el baño también nos gusta.  Esto también ayuda para evitar los escapes. 
  5. Premios y reconocimiento: Siempre entre cantos y aplausos, un “bravo”, “que bien, has hecho pipi en el W.C.”, “eres un campeón” hace que se sientan bien y estén motivados a seguir haciéndolo igual de bien. Las pegatinas también han sido un premio maravilloso que también nos ha ayudado mucho en reconocer todo lo que ha conseguido día a día.
  6. Cuentos infantiles: Los cuentos le encantan, así que después de mucho buscar conseguimos un cuento que también nos ha ayudado mucho con el proceso. “¿Qué portes dins el bolquer?” o ¿Puedo mirar tu pañal?” (en castellano) trata de una historia divertida sobre un ratón que es muy curioso y quiere husmear todos los pañales de sus amigos. Por supuesto, sus amigos también quieren mirar el suyo y se llevan una gran sorpresa.
  7. Rutina: Muestra una rutina a vuestros hijos y hazle partícipe de las nuestras propias. Ellos casi siempre aprenden por imitación y así aprenderán más fácilmente a identificar las señales y los momentos en los que pueden necesitar usar el orinal o el W.C. Con nuestro acompañamiento ellos perciben que hay momentos en los que es más probable que puedan necesitar usar el orinal o W.C. Por ejemplo, después de las comidas, antes de dormir o salir de casa.
  8. Sin obligaciones: Es importante no obligar a nuestros hijos durante este proceso.  Intentemos que sea lo más natural y gradual posible.
  9. Sin prisas: No hay que tener prisa. Poco a poco, paso a paso. Cada niño tiene su ritmo de desarrollo y de aprendizaje.
  10. Ser feliz. Muéstrale siempre lo feliz y orgullosa que estas de él y conseguirás que el bebé también lo sea durante este proceso de cambio.

6 comments

    comments user

    Monica Says :

    enero 20, 2020 at 4:57 pm

    La verdad que todos los tíos que compartes son interesantes, aunque yo pienso que cada niño hay que quitarle el pañal cuando el niño esté preparado sea invierno o verano

      comments user

      Una Mamá Bonita Says :

      enero 27, 2020 at 3:48 pm

      Estoy de acuerdo contigo. Cada niño tiene su ritmo y debe estar preparado para que todo sea más fácil.

    comments user

    Johannes Ruiz Says :

    enero 20, 2020 at 3:17 am

    Ay madre, una de las operaciones más complicadas en la maternidad jaja. Así es, cada niño tiene su ritmo y maduración… Me encantaron tus consejos!

    comments user

    Susana Says :

    enero 18, 2020 at 5:48 pm

    Leyendo tu artículo me ha hecho recordar todas esas vivencias. Muchas gracias por todas esas recomendaciones ayudan mucho porque el momento de quitar el pañal es un momento delicado y con tus consejos seguro se consigue. Sobretodo no bajar la guardia.
    Besos!

      comments user

      Una Mamá Bonita Says :

      enero 27, 2020 at 3:50 pm

      Me alegra saber que con este post algo podemos ayudar con la retirada del pañal de nuestros peques. La verdad que es una tarea compleja y cada niño es un mundo. Gracias

    comments user

    Lorena Says :

    enero 17, 2020 at 10:31 pm

    Nosotros hicimos la operación el verano pasado y fue genial! Ánimo a todas/os.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: