Madrid con niños

Si todavía no habéis visitado la capital de España con los peques de la casa, os lo recomiendo encarecidamente. Madrid es especial, vibrante y en un sólo fin de semana se pueden ver muchas cosas.

A continuación, os propongo el itinerario que realizamos y con el que tanto mayores como pequeños disfrutaréis al realizarlo.

 

Viernes tarde:

Por suerte, desde Valencia tenemos línea de AVE a Madrid, así que fuimos de centro a centro en hora y media. Con esta rapidez y sobre haber trabajado medio día el viernes pudimos disfrutar de la tarde en la capital.

Una vez allí, nos alojamos en el Hotel Holiday Inn Pirámides, que está relativamente céntrico. A pesar de ello, para el primer desplazamiento optamos por coger el metro hasta Gran Vía. De noche es espectacular por sus luces, ambiente y vida. De ahí, fuimos a la céntrica Puerta del Sol. Comenzamos por el KM 0, desde el cual parten las carreteras principales de la geografía española y por supuesto que inmortalizamos el momento con una foto de los pies de toda la familia.

Como era de noche, decidimos dejar el resto de los grandes emblemas de la plaza para el día siguiente y seguimos por una de las calles más antiguas e importantes de la ciudad: la calle Mayor. Gracias a ella, accedimos a la Plaza Mayor donde también pudimos contemplarla de noche.

Decidimos continuar y disfrutar de un aperitivo en el Mercado de San Miguel, un antiguo mercado reformado, con multitud de opciones gastronómicas para degustar. Posteriormente, por la zona buscamos un sitio para cenar donde también tuviera servicio de trona para el pequeñín.

 

Sábado:

Este fue nuestro día más intenso. Queríamos aprovechar y verlo todo. Así que decidimos madrugar, desayunar y ponernos en marcha.

Queríamos que el peque disfrutará de la mañana con nosotros y por eso fuimos en dirección al Parque del Oeste, donde vimos el Templo de Debod, un precioso templo egipcio dónde nos hicimos mil fotos. Desde allí, queríamos coger el teleférico hasta la casa campo y admirar las magníficas vistas de Madrid que tanto nos habían recomendado. Pero, desafortunadamente, estaba cerrado por mantenimiento y no pudimos acceder. Por tanto, cambiamos de ruta y nos dirigimos hacia los Jardines de Sabatini, el Palacio Real, la catedral de la Almudena, la Opera hasta llegar a la Plaza de España. Un paseo lleno de vida y belleza.

Continuamos hacia el centro y volvimos a la Puerta del Sol para buscar el cartel de Tío Pepe y hacernos la foto con el Oso y el Madroño. Volvimos a la mítica Plaza Mayor donde habíamos reservado para comer típico Cocido Madrileño en Restaurante Los Galayos. Recién comidos y con fuerzas y energía, decidimos ir al Parque del Retiro más conocido como el pulmón de Madrid, además de ser uno de los parques más bellos de nuestro país. Junto al peque, nos recorrimos todo el parque y acabamos en el lago donde se puede pasear en barquita, visitar el mágico Palacio de Cristal, disfrutar de Mickey y Minie, teatros de títeres y ver pavos reales. 

Saliendo del Parque del Retiro, fuimos hacia la Puerta de Alcalá para hacernos la típica foto y posteriormente a la Plaza La Cibeles. Volvimos hacia gran vía y hacia el barrio de Chueca para reponer fuerzas en la cafetería Charlotte. Después continuamos hacía los barrios de Malasaña y Salamanca.

(Nosotros estamos muy acostumbrados a andar, pero reconozco que el final se hizo un poco pesado y recomendaríamos acortar el recorrido dejándolo para otro día o hacer uso del metro.)

 

Domingo:

Un domingo por la mañana Madrid es obligatorio ir al rastro y así hicimos. Nos levantamos temprano y fuimos al rastro. Toda una experiencia para mí, alucinaba con tantas cosas vintage que habían. Es como recorrer un museo que está en la calle, pero con un gentío brutal. Tras una vuelta de una hora y pico, decidimos visitar el Congreso de los Diputados y darnos una vuelta por el Paseo del Prado visitando las estatuas de Neptuno y de nuevo la Cibeles.

No entramos en ningún museo porque el pequeñín todavía no tiene edad para ello, pero cuando volvamos iremos a todos sobre todo a Caixa fórum con él. Posteriormente, volvimos por calle huertas para reponer fuerzas en una cafetería que me encanto, Miranda se llama. De ahí, con el tiempo justo, pero sin querer dejarnos nada por ver, fuimos hacia Madrid Rio para que el peque pudiera disfrutar de nuestras últimas horas en Madrid y pudiera descubrir sus famosos toboganes y puentes.  

 

Consejos:
  • Hacer uso del metro. Hay un bono de 10 viajes que sale muy bien de precio, pero hay que tener en cuenta que, si vas con carro de bebé, no todas las pareces están adaptadas a ello. Sólo las más céntricas e importantes.
  • Si vas en AVE, tener en cuenta que os entra el billete de cercanías.
  • Para comer y cenar en Madrid, es recomendable reservar.
  • Si vas con niños, los parques de Madrid son una maravilla. No os los podéis perder. Súper recomendables.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: