Granada con niños

Esta vez empezamos nuestro viaje desde Albacete, ya que pasamos allí el fin de año con los amigos. Estando a medio camino del sur y aprovechando que tanto mi marido como yo teníamos unos cuantos días más de vacaciones decidimos prolongar nuestra última escapada del año.  ¡Así que, próximo destino Granada! Organizamos la ruta intentando adaptarnos a la rutina del pequeñín y a los días disponibles. Ambos, la habíamos visitado en nuestra juventud, aunque de una manera muy fugaz. Nos decantamos por Granada al ser una ciudad turística muy atractiva, con mucha historia, infinidad de cosas para ver y hacer, accesible, con buena gastronomía e importante también, no muy lejos de casa.

Ruta 4 días:

Guadix:

Primera parada para que no se nos hiciera largo el trayecto ya que salimos el día 1 de enero y no era plan conducir mucho con el peque. Decir también que nos llamaba mucho la atención su famoso barrio de casas cueva. Llegamos sobre las 18h de la tarde, dándonos tiempo a dejar las maletas y salir a conocer el pueblo. Es pequeño, pero tiene su historia y patrimonio. Incluso de noche tuvo mucho encanto pasear por sus calles, ver sus monumentos, teatro romano e iglesias. Hacia frio y prácticamente estábamos solos visitando la ciudad, por lo que volvimos al hotel pronto y decidimos cenar allí. Nos quedamos en el Hotel Mari Carmen que estaba muy bien ubicado y tenía la posibilidad de cuna, aunque fuera con un pequeño suplemento.  Y no me extraña, porque a la cuna no le falto detalle y el principito durmió de lo más bien.

Cuando nos despertamos al día siguiente, desayunamos y nos fuimos a ver el barrio de las casas cuevas.  Sinceramente, fue una maravilla ver cómo habían vivido los trogloditas y lo acondicionadas que estaban las casas.  Algunas parecen auténticas mansiones. 

En general, muy babyfriendly y apto para ir con bebés y niños.

Granada:

Aquí estuvimos los restantes 4 días.  En principio, sólo íbamos a estar 3 días, pero como nos surgió la posibilidad de adquirir las entradas para La Alhambra un día después día de vuelta, decidimos quedarnos un día más y poder aprovechar la visita al lugar más espectacular de toda Andalucía y por qué no, del mundo.  Sigo sin entender como no es una maravilla más.

Durante el viaje nos centramos en visitar el centro, casco antiguo, el barrio del Albaicín, disfrutar de su gastronomía y todo su ocio. Incluso alguna comprita que otra también hicimos por la calle de las tiendas. Además, hicimos la free tour con walkingranada y fue maravilloso conocer la historia de granada. La verdad que el guía se lo curró bastante.

Decir también que el recorrer la ciudad con un carro y un bebé de 16 meses se hace a veces complicado debido a que la ciudad es irregular con más escalones que rampas y prácticamente todo el pavimento del centro es de adoquines. Por otro lado, la ciudad es famosa por sus tascas y bares de tapas, los cuales son más bien lugares pequeños y no tienen servicio de trona o cambiador.

Nos quedamos  en el Hotel Exe Triunfo, hotel de 4 estrellas muy cómodo y bien ubicado, sin suplemento de cuna. A la hora de ampliar reserva, no nos pusieron ningún problema.

Consejos:

– Viajar preferiblemente para bebés recién nacidos o niños mayores de 3 años que puedan andar bastante y comer solos.

– Llevar buen calzado. Si es invierno también llevar la ropa adecuada para estar calentito. (Gorros, guantes, bufandas, ropa térmica y doble calcetín)

– Granada es muy conocida por su tapeo. Pides una caña y siempre acompañada por una tapita. Nosotros durante este viaje con el peque hemos tapeado poco. Bien porque siempre pedíamos mesa con trona o porque directamente como la mayor parte de sitios para tomar algo en el mirador de San Nicolás no eran de tapas sino restaurantes para comer o cenar.

– Visitar La Alhambra, pero comprar las entradas con antelación. Nosotros por suerte pudimos conseguirlas a última hora, pero estuvimos dos noches a las 23:50 conectándonos a la página web para ver si había cancelaciones y se liberaba alguna.

– El agua del grifo es potable. Nosotros por el peque y la costumbre de beber agua embotellada pedíamos, pero en cualquier sitio puedes pedir una jarra, está rica directa de Sierra Nevada y además es gratuita.

– Hacer la free tour con walkingranada y si puede ser con Matías mejor. Es un guía local criado en el barrio de Sacromonte y se conoce al dedillo toda la historia de Granada. Lo cuenta de forma sencilla pero detallada, es gracioso, divertido y encima te da trucos, consejos y recomendaciones. 

– Muy recomendable comer en Carmela y Los Manueles. Reservar con antelación. Siempre están completos.

– Nosotros nos alojamos en hotel Exe Triunfo y fue un acierto por su ubicación, servicios y trato a cliente. La cuna no lleva suplemento.

– Si vais en coche, lo mejor es dejarlo en un parking durante la estancia ya que aparcar en el centro es casi toda zona azul o no hay sitio.

– Si te gusta el dulce no dejes de probar los Piononos de Santafé, es una bomba de azúcar, muy rica.

– Subir al mirador de San Nicolás y ver la puesta del sol, escuchando flamenquito y contemplando el paisaje. Es una auténtica pasada y verlo en familia muchísimo más.

 

Por último, como en todos los viajes, lo importante es disfrutarlo y vivirlo al máximo. Siempre que voy a un sitio deseo quedarme y cuando vuelvo pienso que no lo he disfrutado lo suficiente… ¿Os ha pasado alguna vez? 

 

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: