Embarazo Feliz y Sano

Cada vez que recuerdo mi embarazo, se me dibuja una sonrisa enorme en la cara y me invaden miles de sensaciones positivas, dulces, llenas de ternura, amor y satisfacción de haber vivido esta experiencia tan maravillosa. No os lo voy a negar, al principio sentí miedo, incertidumbre e inseguridad.  Sobre todo porqué mi embarazo no fue como en la mayoría de casos que se busca y se desea.  Al contrario, el mío llego de repente, sin planificación previa y de forma inesperada. Sin embargo, hay que decir que es posible que esto también lo hubiera sentido al crear y traer una nueva vida al mundo. Así que en cuanto lo asimilé, lo desee y comencé a vivirlo con intensidad e ilusión. Y así fue, disfrute cada minuto y tuve un embarazo de película, tranquilo, sin malestar, sin nauseas y sin vómitos. Embarazo de 10, que me permitió disfrutar y vivir cada día como la que más. Me sentía sana y feliz. Mi mente y cuerpo estaban en perfecta armonía para dar la bienvenida a mi bebé.

 

Durante el embarazo pensé mucho en el bebé y también empecé a pensar más en mi. Posteriormente, reflexionando sobre ello, llegue a la conclusión que sin ciertas cosas, no hubiera tenido un embarazo tan especial y maravilloso. Por tanto, aquí van mis diez recomendaciones para un tener embarazo feliz:

  1. Alimentación sana y variada: Disfruto comiendo y si es sano y variado mejor. Aunque a veces algún chocolate o helado me lo como muy a gusto. Durante el embarazo, comí como siempre en las cantidades que me apetecían. Olvidaros de que podéis comer por dos, es un mito. Hacia 5 comidas al día a base de cereales, fruta, legumbres, carne, pescado y lácteos. De bebida siempre agua, unos 3 litros diarios. En alguna ocasión especial cerveza sin alcohol. Elimine el alcohol y el café. Este último me costó bastante dejarlo, sobre todo el de la mañana. Para complementar me tome los suplementos vitamínicos recomendados a base de hierro que ayudaban a la gestación y al buen desarrollo del bebé evitando complicaciones. Engordé 12 kg aumentando solo una talla. Os adelanto, que la rutina de comer bien durante el embarazo me ayudó con una rápida recuperación posparto.
  2. Realizar ejercicio durante el embarazo: Siempre he disfrutado practicando deporte y estando embarazada sabia que no lo iba a dejar. Simplemente, bajaría la intensidad. A parte de que lo necesito para sentirme anímicamente bien, también me aseguraba una ganancia de peso ideal durante el embarazo. Comencé a ir caminando al trabajo y a todos los sitios que podía. Continúe con mis clases de yoga y Pilates dos veces por semana, sobretodo para fortalecer el suelo pélvico. Dediqué más tiempo a la natación ya que mi ginecólogo me dijo que era el ejercicio más completo para mí estado y para el bebé que de esta manera empezaría a conectar con el agua.
  3. Mimar nuestra mente: Cuidar la mente es tan importante como cuidar nuestro cuerpo. A mí la relajación de yoga y aplicar algunos conceptos de mindfulness me ayudaron muchísimo a estar tranquila, en paz y vivir el momento. También me ayudó mucho seguir con mis actividades de siempre como ir al cine, leer, salir al campo, viajar, tomar algo con las amigas y juntarme con mi familia.
  4. Seguimiento del embarazo: No os perdáis ninguna cita médica con vuestro ginecólogo y/o matrona. En mi caso fui tanto por salud pública como privada. En más de una ocasión, me hice la prueba prenatal por dos veces. Es lo mejor que puedes hacer ver a tu bebé crecer y evolucionar, hacer seguimiento tanto de la salud del bebé como de la tuya, aclarar dudas y temores con el especialista prácticamente cada semana, nos aportarán tranquilidad y nos ayudarán a “acercarnos” al bebé. Además, con las ecografías tendremos sus primeras imágenes para el recuerdo.
  5. Cuidar nuestra piel: La piel sufre muchísimas alteraciones durante el embarazo.  Es fundamental aplicarse cremas solares para evitar las manchas en la piel y las quemaduras. Yo utilice las de la firma Uriage. También son muy importantes las cremas anti estrías, que previenen la aparición de cicatrices con el estiramiento de nuestra piel. Tened especial atención durante los últimos meses, cuando la piel se estira a un ritmo muy rápido. Aquí hay algunas cremas específicas, aunque a mi la Nivea de toda la vida me fue fenomenal. La utilizaba después de bañarme, momento que aprovechaba para relajarme y darme un pequeño masaje.
  6. Usar ropa adecuada: La ropa (incluidos los zapatos) debe ser cómoda y adecuada al aumento de peso y volumen que experimentamos.  Es decir, no debe apretarnos. Tampoco se trata de ir vestidas como sacos de patatas, ya que afortunadamente estar embarazada no esta reñido con ir a la moda.  Por suerte, yo no cogí mucho peso y prácticamente vestía a la moda. De todas maneras, hoy en día hay muchas tiendas que venden bonitas prendas premamá. En cualquier caso, lo importante es que te veas guapa, vayas a gusto y seas feliz.
  7. Dormir y descansar lo que nos pide el cuerpo: Debemos escuchar a nuestro cuerpo, saber lo que necesita y descansar en la medida de lo posible, sin olvidarnos de que el ejercicio moderado hará que descansemos y durmamos mejor.  Para mi fue fundamental dormir como mínimo 8 horas al día durante el embarazo, ayudándome a estar descansada y de buen humor para hacer mil cosas.  Si es verdad, que en la fase final del embarazo tuve que hacer siesta para aguantar el ritmo.
  8. Asistir a las clases de preparación al parto: A las clases preparto fui por partida doble (salud pública y privada) y aunque el mensaje era similar, fueron muy distintas. Aprendí muchísimo, resolví dudas y me preparé para lo que venia.  Aunque a veces es mejor vivir en la ignorancia ya que te cuentan tanto lo bueno como lo malo. Si compartirlo con otras futuras madres es bonito, ya compartirlo con tu pareja en la medida de lo posible es la pera limonera.
  9. Comunicarnos con él bebé: Durante 9 meses lo llevamos en nuestro vientre, lo sentimos y él se hace de notar.  Debemos aprovechar el momento y acariciar nuestra barriguita siempre que podamos, hablarle al bebé, ponerle música y llevar un diario de nuestro embarazo hace mucho más especial el momento y nos ayuda a acércanos más al bebé y prepararnos para el momento en que llegue a nuestros brazos.
  10. Inmortalizar el momento: No olvides de hacerte mil fotos, todas las que puedas.  Es una etapa única y maravillosa que vivimos como mujer.  Que mejor que documentarlo gráficamente para luego poder volver a vivirlo al ver las fotos.  Recordar que las fotos son nuestro mejor tesoro y que una imagen vale mas que mil palabras.  Yo me hice todas las que pude, pero ahora viendo tantas cuentas de embarazadas por Instagram, quizá me podría haber hecho muchas más. 🙂

Espero que estas 10 sencillas recomendaciones para un embarazo sano y feliz os anime a afrontar esta etapa de vuestras vidas o al menos a recordar lo vivido.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: