Dénia con niños

¡Lloro solo de pensarlo! Sin lugar a duda Dénia es uno de mis paraísos. Creo que jamás me cansaré de ir a este lugar tan mágico.

Pueblecito costero situado al norte de la provincia de Alicante, con un clima templado que lo convierte en un paraíso a visitar en cualquier época del año. Por suerte, es uno de esos sitios que tenemos cerca de casa y que cuando nos apetece vamos a pasar unos días.

A mí me tiene enamorada. Además, es un destino perfecto para ir con niños. Dénia está situada en una bahía y cuenta con más de 10km de playas y de diferente tipo. Del pueblo me fascina el castillo que se puede ver desde cualquier punto, sus calles, el ambiente, la gente y su gastronomía. Además de contar con uno de los mejores y más modernos puertos deportivos del Mediterráneo.

 

10 cosas que hacer con niños:

 

  1. Visitar el Castillo: A pesar de que esta en lo más alto y se hace un poco cuesta arriba subir el carrito de bebé, no os podéis perder las vistas y admirar la ciudad, el mar y la montaña desde un mismo punto.  Es un paisaje mágico que merece la pena verlo.
  2. Ir a las playas de arena situadas a lo largo de la carretera de las marinas: Arena fina y agua perfecta para pasar el día con los peques de la casa. La mayoría tienen la distinción de bandera azul, con todos los servicios para estar cómodamente. Sin duda, el mejor plan con niños.
  3. Las Rotas al atardecer: Lo suyo es recorrer andando todas las calas rocosas de las Rotas.  Sin embargo, dependiendo de la edad de los niños es difícil conseguirlo. En nuestro caso, de momento, hemos tirado de coche y del “porteo” llevando al pequeñín en brazos.  Con sillas de paseo es prácticamente imposible, aunque si hay zonas que lo permite.  Si los niños son más mayores, no hay problema. Desde aquí se puede ver el cabo San Antonio que es una maravilla.
  4. Recorrer el centro histórico de Denia: Es pequeño y totalmente accesible. En verano son fiestas patronales y hay muchas actividades para niños.
  5. Tapear en la Calle Loreto: Una de las calles más famosas del centro histórico conocida por sus tascas y bares de tapas. Sin fin de opciones donde abunda la buena gastronomía. La mayoría son baby friendly, por tanto, ir con niños no es problema.
  6. Recorrer el Puerto Marina de Dénia: Zona por la que merece la pena darse un paseo por la tarde, después del día de playa o de turismo por la ciudad. Tiene varios bares con terraza.  En verano también ponen un mercado hippy y la feria.
  7. Excursión a Ibiza o Formentera: Existe la posibilidad de coger el ferry hacia estas dos joyas de las baleares. Nosotros de momento hemos hecho la excursión de 1 día a Formentera, y aunque nos hubiera gustado quedarnos algún día más, he de decir que mereció la pena pasar el día y ver otro paraíso.
  8. Viaje “La Panseta”: Desde Baix la mar se puede coger el barco solar gratuito de nombre “La Panseta”. Totalmente apto para personas de cualquier edad y condición física.  Se puede subir con sillitas de paseo y carritos de bebé. Pasa cada 20 minutos todos los días de 07:30h a las 24h. El recorrido que hace es desde el final de la calle Campos hasta el Baleària Port.
  9. Senderismo por el Montgó: Hay muchísimas rutas de todos los niveles por la zona de Dénia/Javea. No es de extrañar con el parque natural del Montgó al lado de la ciudad. Los paisajes son impresionantes, pero hay que tener en cuenta la condición física de cada uno y si hay carritos con bebés, echarles mucho valor a las subidas y al calor que hace en verano.
  10. Excursión a Javea y/o Altea: Hay muchos más pueblecitos, pero de la zona después de Dénia son mis preferidos para ir con la familia. Son pequeños y accesibles. Me chiflan sus callecitas estrechas, sus casas blancas, su gastronomía y el ambiente. Por no mencionar sus playas idóneas de arena fina y agua transparente para los peques.

 

 

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: